Fernando Sassone

Fernando Sassone

Posted on 08/25/2007


Photo taken on August 25, 2007



Authorizations, license

Visible by: Everyone
All rights reserved

448 visits

Esta es la máquina de mi pesadilla recurrente

Esta es la máquina de mi pesadilla recurrente
Este objeto es una peforadora de papel. la atesoro desde mi niñez porque un día me di cuenta que aparecía en mis pesadillas. Específicamente en mi pesadilla recurrente en mi niñez. Recuerdo también que solía jugar con ella en el patio de mi casa y que un dia me lastimé el dedo y me causó mucho dolor. Estimo que por eso pasó a formar parte de mi inconsciente como una especie de máquina de tortura.

Hé aquí mi pesadilla.
-------------------------------------------------------------------------------------------------
Una pesadilla recurrente
www.ipernity.com/blog/yorik

-------------------------------------------
En mi infancia tenia una pesadilla que se repetía periódicamente, no sabría decir cuantas veces la soñé, fueron las suficientes como para que la identifique claramente. El periódo de tiempo en que la tuve fue aproximadamente entre misi 4 años hasta los 9 o 10 años, tampoco sabria decirlo exactamente...

-------------------------------------------
La pesadilla
En mi sueño, yo era una gran bobina de papel, como de un metro o metro y medio de ancho, situada o formando parte de una gran máquina o mecanismo con rodillos, varillas y partes metálicas negras. la bobina estaba girando y el papel que salía de ella pasaba por una gran superfice plana de unos cinco o seis metros de longitud antes de pasar entre dos rodillos y meterse en la máquina, donde ya le perdía el rastro. Como dije antes, yo mismo era la bobina de papel y el papel, pero también podía ver todo este proceso como si estuviera mirándolo desde afuera. Veía como el papel se desenrollaba de la bobina e iba pasando como una gran cinta sinfín entre los rodillos.
Mientras esto sucedia yo sentía un sentimiento y una sensación intensa y cercana a la tortura. Digo sensacíón y sentimiento, porque era físico y era emocional. Era como un leve pero constante dolor de cabeza que aún no acababa de manifestarse en su real magnitud, como contenido por algo que le ofrecía cierta resistencia. El dolor se manifestaba a la vez en mi cabeza o mente y en mi garganta, como si estuviera tragando algo que cuesta tragar y raspa al pasar por el esófago, cerca de la tráquea, y un dolor de cabeza que se asemejaba a una tortura causada por un zumbido o vibración constante que se combinaba con los ruidos de la fricción del papel, los rodillos y las partes metálicas de la máquina. Ese sentimiento estaba contenido, resistido, por un raro equilibrio generado por el papel que entraba parejo y liso por entre los rodillos, y sin bien esto me resultaba incómodo, hacía que el dolor fuese tolerable, pero estaba siempre al borde de una intensificación de este dolor. Todo era como una anticipación de un inevitable mal momento próximo a llegar.
Esto seguía así hasta que el papel comenzaba a arrugarse al pasar entre los rodillos, y entonces comenzaba a arrugárse cada vez más y más, a gran velocidad, pero no paraba de pasar arrugado entre los rodillos. En esos momentos se intensificaba la sensación y el dolor se convertía en una tortura real. Yo me esforzaba por enmendar este problema mediante algun tipo de voluntad o esfuerzo que hacía que el papel tendiese a estar otra vez liso y pasese plano entre los rodillos, pero el sentimiento de opresión y tortura se hacía más y más intenso, hasta que el papel se volvía a enderezar y seguía pasando parejo entre los rodillos, y el dolor disminuía. Pero esto no duraba mucho, pronto el papel volvía a arrugarse y recrudecía el sentimiento de opresión y dolor. Y hé aquí lo más curioso, mientras este pequeño drama sucedia, en medio de mi mortificación, podía ver el rostro de mi padre, riéndose entredientes, claramente divertido y con una típica risa sorda propia de quien se rie mucho tiempo. No podría decir si con había sadismo, pero era evidente que se reía de lo que me estaba pasando.

Nota al pie
Curiosamente debido a mi profesión de diseñador gráfico, muchas veces me ha tocado supevisar puestas en máquina en grandes imprentas offset.

Comments