viola

viola

Posted on 08/19/2013


Photo taken on July 19, 2013



Authorizations, license

Visible by: Everyone
All rights reserved

256 visits

Éstos, que serán aquellos maravillosos años

Éstos, que serán aquellos maravillosos años
youtu.be/Cv5-KUC2b0k
No he perdido aún la costumbre de meterme en la cama con bolis, colores, libros, libretas, papeles, telas, cajas de guardar… para, muchas veces, incluso, dormir con ellos.
Mi cama siempre fue el sitio de las cosas importantes. Leer. Imaginar. Arreglar. Inventar. Coser. Crear…
No podía dormir, nunca pude, sin haber solucionado los desastres de mi mundo cercano; el otro, el Grande, el de todos, es así, siempre me resultó ajeno o lejano, como para impedirme dormir. Pero las dudas, los enfados, los problemas, las desilusiones (mías o de mi gente importante) eran incompatibles con mi sueño.
Y también aquel era mi campo de batalla. El de las banderas blancas, el de las estrategias con las que confiaba rehacer lo roto, revivir lo muerto (cuánto poder se esconde en la voluntad de los confiados), establecer un plan y un tiempo (mañana) en el que todo volviera a andar de nuevo porque… siempre, siempre, se podía. Porque, si dolía, mañana pararía. Porque, si era complicado, mañana tendría fuerzas. Porque, compraría flores o cantaría las cuarenta, o inventaría una pócima, o demostraría haber aprendido.
Envolvía regalos, arreglaba abalorios y ropa, conjuntaba mis telas para detalles que tenía en la cabeza, e, incluso, mucho más recientemente: pintaba mis uñas, les sacaba fotos a mis pies o al techo o a las sombras o …
No pasan tantas cosas que cambien nuestra forma de actuar. Sigo volviendo a la cama cuando mi cuerpo se niega a vagabundear más. Sigo llevando un tocho de cosas, esperando la inspiración para decidir un menú, estudiar la nueva normativa o alguna solución para un cliente, dibujar algún accesorio para Claire, reordenar las recetas o las nuevas técnicas que probé.
Sigo subiéndome sobre la funda (antes colcha), y ordeno la caja de las cosas, o mi cascarita de nuez. Esas que fui comprando en espera de que llegara el momento, un momento… y esas otras donde está lo imprescindible de mi vida, eso de lo que no me quiero separar, por lo que merece la pena, y merecerá, la vida.
En algún momento, lo sé, éstos serán los wonders days, los maravillosos años que, con suerte, rememoraré también desde mi cama. Con los ojos sobre mis pocas cosas, y los libros que no conseguiré terminar de leer, con la ventana abierta, con una sonrisa en los labios antes de dormir… escuchando la selva si es verano, o los vientos y la lluvia si el invierno llegó, y adelantándome, difícilmente rindiéndome, a lo inevitable.
Estos serán los maravillosos años en que, aún, subida en la cama, revisaba las maravillosas ilustraciones del libro del Hombre que había cogido una estrella que me había impactado una triste tarde de verano, subrayaría a la eterna Anaïs por si un día el libro caía en otras manos, leerlo en alta voz, doblaría y redoblaría calcetines de trenzas para otras casas y climas, y cuencos para un café mañanero , y piedras, conchas, otros tesoros y juguetes encontrados para regalar.

youtu.be/Cv5-KUC2b0k

Comments
Miguel Diaz
Miguel Diaz
Ha sido genial releer el texto con
Joe Cocker de fondo :)
3 years ago.
viola
viola
Gracias. Llevaba desenganchada unas horitas :))))
Si te digo que llevo días enredada en la banda sonora de la serie, y que escuché esa canción muchísimas veces... tantas como "Brown eyed girl" y alguna más... sonaría a falso??
Dudé si ponerla en esta foto, o alguna otra que subí y borré. Pero, al ver esa escena, me rendí. Atontada línea lleva mi mente esta temporada, por dios!!!!
3 years ago.
viola
viola
Espera, que le doy al replay!
3 years ago.