viola

viola

Posted on 03/09/2013


Photo taken on July 25, 2012



Keywords

Benfran


Authorizations, license

Visible by: Everyone
All rights reserved

105 visits

Queques

Queques
Digo "queque" y veo la barra de madera de las ventas de mi niñez.
Madera machihembrada, con un mostrador de cristal. En su interior, queso, chorizos, unas pocas golosinas.
Donde Domiciano (que a mí siempre me pareció que ya llevaba el "don" incorporado, y, ante la corrección, se me hacía un trabalenguas), la balanza de platillos, la tonga de papeles marrón, sus manos con la uña meñique larga, que a mí me provocaba tanto desagrado, y él manejaba diestramente para envolver igual los caramelos, como el azúcar, sin que se derramara nada.
Las paredes con estantes polvorientos y telarañas. Las latas, los flixes, los paquetes de granos... Más allá la puerta hacia la oscuridad del fondo de la habitación....
No, no me gustaba.

Me gustaban más las paredes de maderas acristaladas y re-pintadas ciencuenta veces de verde flojo, por lo menos!!, de la venta del Lorito.
La eterna sonrisa de la nonagenaria Dña. Carmen. La calma con que nos ponía el pan de leche con margarina tulipán en los recreos.
Y aquellos queques... que te saltaban un diente si no tenías cuidado de mojar un buen rato la galleta antes de hincarlos!!

www.goear.com/listen/c705fae/una-palabra-carlos-varela

MAT le monde magique de l'image numérique has particularly liked this photo


Comments
Mercedes
Mercedes
Nunca quizás he dicho "queque", pero como conozco esos tactos de mostrador, los olores, esas sensaciones.

Sabes?, decían que allá atrás, en la oscuridad de la habitación del fondo, había arcas llenas de seda, de tesoros llegados desde el mar, tan lejano entonces. Con el metro lleno de muescas en la madera medía cintas de raso, y en ese peso también de platillos de latón, llenaban igual garbanzos que caramelos anisados las manos tan añosas don Simón. Ahí se recogen principalmente los olores. Porque luego bajando estaba el interminable mostrador alargado de "las bolindres", madera pulida por generaciones con nalgas de niños que nos sentaron en su superficie para probarnos. Aquel magnífico mostrador de mi infancia, creo que ahora hay unos chinos. Pero yo desde aquí lo pienso como si todavía estuviera, con mis hermanos balanceando al aire los pies desde su altura, hasta corrimos sobre él.

Probaré tus "queques" principessa.

Abrazo enorme
4 years ago.