Siempre admiré al colibrí, un pájarillo muy singular, tan hermoso como su nombre, conocido también como picaflor, nombre que a diferencia del primero, no le hace justicia a su belleza, y que remite al coliflor, esa planta con flor, sabrosa si se la sabe preparar (por ejemplo: Se hierve y se muele o procesa con abundante manteca derretida y crema de leche, sal y pimienta a gusto y tenemos un delicado puré con textura granulada como la polenta). Muchos confunden el coliflor con el brócoli, a mi juicio más gustoso y singular. Paseamos así entre palabras afines, de "pica-flor" a "coli-flor", y llegamos al "bro-colí" desde la que podemos volver a "coli-brí". Me resta probar la polenta con pajarito para darme por realizado.

Fernando Marco Sassone
Finis Africae
¡Gracias a Mariana Busch por la ocurrencia!

Fernando M. Sassone / www.finisafricae.com.ar
comentarios mail@finisafricae.com.ar