Vértigo - Ficha Técnica
- Año 1958 / EEUU
- Dirección: Alfred Hitchcock
- Reparto: James Stewart, Kim Novak, Barbara Bel Geddes, Tom Helmore, Henry Jones, Raymond Bailey....
- Guion: Pierre Boileau, Thomas Narcejac, Samuel A. Taylor, Alec Coppel / - Productores: Herbert Coleman, James C. Katz, Alfred Hitchcock / - Diseño de producción: Henry Bumstead / - Fotografía: Robert Burks / - Edición: George Tomasini



"Vértigo" nos narra cómo un policía que se ve obligado a dejar su profesión por sufrir de acrofobia (vértigo), se ve envuelto en la trama conspiratoria de un crimen. Una historia de intriga y misterio que rapidamente alcanza un clímax dramático que nos deja perplejos. No imaginamos cómo puede continuar una trama con un protagonista quebrado, abatido, desconsolado y al borde de la locura. Cuando su estado se normaliza, un nuevo personaje, una mujer, aparece en escena y el protagonista se obsesiona con ella. Se instala entonces un nuevo misterio que nos turba y nos hace especular con posibles explicaciones. Pero Hitchcock no nos da tiempo de elaborar hipótesis e inmediatamente, sin mediar preámbulos, nos revela el misterio de una manera magistral, lieralmente de un plumazo: un personaje escribe una carta de confesión en la que explica el misterio, pero una vez concluida se arrepiente y la destruye. Quedamos así enterados del misterio cuyo descubrimiento bien podría haber servido como tema para toda la película, pero a Hitchcock no le interesa ese camino anecdótico, sino concentrarse en el drama y la carga psicológica que se incuba en el protagonista, que por el momento no sospecha nada y comienza a obsesionarse con esta mujer. Su conducta nos resulta psicótica e impredecible, y ahora todo es posible. La mujer cede a los deseos de nuestro desequilibrado amigo hasta que logrado su objetivo todo parece estabilizarse. Respiramos un poco, y en el preciso momento en que nos aliviamos... ¡Zas! ¡el collar!, un collar de gemas vuelve a cambiar toda la situación al permitir que nuestro protagonista descubra la trama escondida, con lo que vuelve a debatirse internamente. Ahora sí, todo parece indicar que el final está cerca. Volvemos al escenario de la tragedia inicial y ya no imaginamos qué pueda suceder, estamos a total merced de Hitchcock. Sabemos que no se trata de resolver el misterio, porque ya está resuelto, ni de atrapar al criminal, porque hace rato que ese personaje desapareció de escena, estamos en el verdadero clímax de la película. Caen las máscaras y ahora el drama personal se transforma en una disyuntiva moral. Suspenso, suspenso y más suspenso: ¿Y ahora qué decisión tomará el protagonista? La respuesta es: Ninguna, porque los acontecimientos inmediatamente lo superan y el dilema moral vuelve a convertirse en una tragedia personal, una doble tragedia en realidad, y una pesadilla que posiblemente jamás podrá superar. Es un final que ni siquiera nos da tiempo para poner en orden nuestras emociones y pensamientos, un final tan abrupto como sorpresivo, tan trájico e inesperado como versosímil.

Cuando estamos frente a una película de este calibre comprendemos la diferencia entre una obra de arte de narrativa y cine y los acostumbrados thrillers modernos, de consumo liviano, anecdóticos, en donde los conejos no dejan de salir de la galeras. Pero Hitchcock es palabras mayores, un verdadero genio del cine.



Kim Novak


Borrador de Sinopsis / En corrección
Atención, la parte en rojo cuenta partes de la película, incluso el final
Comienza directo al punto. Scotie Fergusson (interpretado por James Steward), es policía persiguiendo a un forajido por los techos y azoteas de unos edificios. Resbala y queda colgando sobre el abismo, sujeto de una zinguería e imposibilitado de moverse debido a un ataque de pánico a la altura (acrofobia o vértigo). Un compañero que intenta rescatarlo y muere en el intento, cayendo al abismo. En la próxima escena, Scotie aparece retirado de la fuerza policíaca y planeando su futuro. Un viejo amigo lo llama para proponerle que vigile a su esposa Madeleine (interpretada por la seductora Kim Novak), quien padece algún tipo de trastorno psíquico y teme que corra graves peligros durante los largos paseos que acostumbra a tener. El acepta la misión y durante el proceso de vigilia efectivamente logra salvarle la vida al rescatarla de un intento de suicidio. La pareja termina enamorándose. A partir de ahora comienza una trama desconcertante de sucesos con un desenlace inusitado. Los problemas psíquicos de Madeleine son más graves de lo pensado y a pesar del nuevo amor que los une termina suicidándose al arrojándose de la torre de un campanario durante un paseo con Scotie, quien nada pudo hacer para detenerla debido a su pánico a las alturas. Sigue una gran depresión, meses de internación con trauma melancólico-depresivo con complejo de culpa. Superada esta etapa, Scotie intenta retomar su vida, pero no puede olvidar a Madeleine y recorre los lugares que frecuentó con ella, en donde su imagen se le aparece constantemente, hasta que de pronto, ve por la calle a una muchacha extremadamente parecida a ella. La persigue y la acosa hasta lograr una cita. Se llama Judy, y es una empleada de clase humilde, pero es tan parecida a Madeleine que Scotie adquiere una enfermiza alegría, mezcla de entusiasmo y obsesión. ¡Tan parecida es! Y acá sucede la primera gran decisión del director. Cuando se despiden de ese primer encuentro la muchacha queda shockeada... Una mirada profunda nos revela que en realidad es efectivamente Madeleine, quien aparentemente se había suicidado. ¿Cómo es posible esto? Al contrario de lo tendemos a pensar, no es esa la pregunta que guiará a la película a partir de ahora. Hitchcoock descarta esa posibilidad contándonos de la forma más original qué fue lo sucedido: La muchacha se quiebra y decide huir, no sin antes escribir una carta de confesión en donde le explica a Scotie el misterio, pero al terminar de escribirla se arrepiente, la rompe y continúa actuando como si fuera Judy. Pero realmente ya no sabemos quién es. Mientras tanto Scotie vuelve a enamorarse de ella y comienza a comportarse psicóticamente al intentar convertirla en Madeleine. Le compra su mismo guardarropa, le hace cortar el pelo, teñirse, etc, hasta que logra su copia. Ella, que también está enamorada de él, se debate entre remordimientos, dudas y culpas. Pero pronto la pareja parece haber encontrado un equilibrio y el secreto parece estar seguro. Pero Scotie es policía, y descubre un pequeño detalle que derrumba todo, un singular collar de gemas que había pertenecido a Madeleine está en manos de Judy quien se lo pone sin sospechar que cometió un error irremisible. Sin confesarle su descubrimiento, Scotie la lleva a la misma torre del campanario donde se había suicidado Madeleine. Le dice que tiene que volver a vivir eso para desembarasarse definitivametne de su pasado. Ella está aterrorizada. LLegados al lugar, ella confiesa que todo había sido un plan del amigo de Scotie para asesinar a su esposa, y que el plan contemplaba el testimonio de Scotie de que la esposa efectivamente tenía tendencias suicidas, pero esa no era la esposa, era Judy que interpretaba el papel exclusivamente para Scotie, el plan contemplaba que Scotie no se atrevería a subir al campanario, desde donde la verdadera Madeleine es empujada y se estrella contra el tejado de la iglesia. Scotie nunca llegó a verla muerta. Se plantea una gran tragedia, Scotie descubre que la mujer que amaba todavía vive, si bien no era quien creía que era, y descubre que fue engañado, pero a la vez, ella confiesa su verdadero amor hacia él. Pero ella es una cómplice de un asesinato y el un ex-policía. ¿la entregará?, ¿vivirá una vida feliz encubriendo ese crimen?. Nada de esto sucede, porque el destino le juega una mala pasada. En medio de esta crisis, el arrebato, y el desconcierto de la situación, ella le implora perdón y protección y le confiesa verdadero amor. El duda... se besan... ¿Qué hará?, En ese momento, una persona sube al campanario y habla, Judy se asusta, da dos pasos para atrás y cae al vacío. Era una monja que subió al campanario al escuchar voces y gritos... El dilema moral de Scotie queda resuelto y su nuevo drama empieza, ha pedido dos veces a la mujer que amaba.

...
Comentario por
Fernando Marco Sassone / Yörik

Si te gustó el comentario hacémelo saber enviando su mensaje a
mail@finisafricae.com.ar
.........................................................................................................................................................
© 2007 Fernando Sassone. /
www.finisafricae.com.ar
Opiniones a mail@finisafricae.com.ar