Prometeo,
Un cuento de Frank Kafka

De Prometeo informan cuatro leyendas. Según la primera, fué amarrado al Cáucaso por haber revelado a los hombres los secretos divinos, y los dioses mandaron águilas a devorar a su hígado, perpetuamente renovado.

Según la segunda, Prometeo, aguijoneado por el dolor de los picos desgarradores, se fué hundiendo en la roca hasta compenetrarse con ella.

Según la tercera, la traición fué olvidada en el curso de los siglos. Los dioses lo olvidaron, las águilas lo olvidaron, él mismo se olvidó.

Según la cuarta, se cansaron de esa historia insensata, se cansaron los dioses, se cansaron las águilas, la herida se cerró de cansancio.

Quedó el inexplicable peñasco.

La leyenda quiere explicar lo inexplicable. Como nacida de una verdad tiene que volver a lo inexplicable.

Franz Kafka


¿Cómo es posible tanta profundidad y contenido en tan solo unas pocas líneas? Este magistral cuento lo tiene todo. Tratar el tema de Prometeo como un ensayo mínimo es de por sí una gran idea. Se entiende de qué se está hablando: del misterio del hombre, su origen y su destino. Prometeo nos evoca a la cultura, la historia, la mitología y la filosofia... La estructura del cuento es una obra maestra en sí misma y su forma sintética, profunda, metafórica y figurativa es una muestra de la genialidad de su autor. Las diversas hipótesis planteadas son un signo del propio misterio y el reflejo de nuestra incertidumbre. La útlima hipótesis:
"Según la cuarta, se cansaron de esa historia insensata, se cansaron los dioses, se cansaron las águilas, la herida se cerró de cansancio.", es la versión moderna del mito, a la vez patética y cómica. Resulta sorprendente que haya encontrado espacio para el humor en una composición tan breve y produnda. La secuencia de hipótesis concluye con la frase:
"Quedó el inexplicable peñasco."
Cuatro palabras que nos traen la formidable imagen teatral, dramática y épica del peñasco vacío. ¿Qué podría ser más dramático en esta historia que el escenario sin su protagonista? Es el mito vacío de sí mismo. ¿Qué podría ser más real y crudo que ese asolado paisaje? Y allí nos encontramos a nosotros mismos, solos, contemplando, testigos de un misterio que continúa vigente.

Las útlimas dos oraciones del texto me han inquietado profundamente.
"La leyenda quiere explicar lo inexplicable.
Como nacida de una verdad tiene que volver a lo inexplicable."
Asociar a "la verdad" con "lo inexplicable" es el planteo de una paradoja para reflexionar largamente.

Kafka nos transportó del pasado al presente y del misterio a la realidad solo para llevarnos de la realidad nuevamente al misterio.

...
Comentario por
Fernando Marco Sassone / Yörik
.........................................................................................................................................................
© 2007 Fernando Sassone. Finis Africae: www.finisafricae.com.ar
/ Mensajes a mail@finisafricae.com.ar