—Che, ¿querés un consejo de un servidor?
—Te escucho.
—Facebook
—Sí. Qué pasa
—Tu reputación decrece con cada uno de tus posts.
—¿Ah si? Es que yo no tengo una "reputación" que cuidar como vos...
—Te lo digo de onda, gil.
—Si, me doy cuenta de tu onda...
—En serio... A este paso, para fin de año vas a estar acabado.
—Si..., bueno... yo se que mi reputación no tiene remedio, pero vos... podrías publicar algo algo de vez en cuando ¿no?, digo... para que te conozcamos un poco.... ¿o tanto miedo tenés de que te descubran?
—¿Miedo?
—¡Y si querido...! Te preocupás por lo que postea el otro... ¿Qué pasa? ¿Estàs nervioso Clarín?
—Si es por mí, a mí no me interesa hacer pública mi vida
—A mi tampoco.
—....
—¿Por qué te tomás tan en serio los posts? Compartí lo que quieras, reite, hacé reir, opiná... nadie tiene por qué escandalizarse. Las personas somos así, la mayor parte de las veces decimos boludeces.
—¿Pero para que exponés tanto tu vida privada?
—¿Mi vida privada? Eso no es mi vida privada. Si querés saber de mi vida privada tenés que hablar conmigo, o con mi mujer... lo que comparto es público. Si a vos te escandaliza... o te sorprende, o te decepciona, es porque no me conocés, o porque sos un pacato.
—Solo pienso que te exponés mucho...
—Qué hijo de puta...
—¡¿Por qué?!
—¡Qué hijo de puta! ¡Já! Conque me expongo mucho... Claro... ¡porque vos no te exponés nada!
—Si yo no publico nada.
—¡Justamente! Ni siquiera estás registrado con tu nombre. ¡"Lotus Ferrari"! ¡Eso ni si quiera es un nombre falso! Tu entidad en la web es más abstracta que el coseno de un ángulo.
—Algunos valoramos la privacidad.
—Escuchame... gil. No ponés tu nombre, no ponés fotos, no publicás comentarios... y te metés para mirar lo que hacen los demás... eso es de vieja chismosa. Pareciera que tuvieras miedo de pisar el palito.
—Callate... no tenés ni idea.
—A ver... disculpame, pero ¿para que te registrás en una red social si no tenés nada que compartir o comunicar?
—No me interesa difundir mis pensamientos...
—...pero sí te interesa mi reputación que cae en picada...
—No. Eso es tu problema, yo solo te aviso, por si no te das cuenta...
—Mi reputación está a salvo. Pero siempre va a haber un papanatas al que le moleste lo que uno diga o lo deje de decir. Como ese dicho que dice "no importa lo que hagas, igual hablarán mal de tí"
—Al final te tomaste todo para el ojete.
—Vos preocupate por tu propia reputación, pero quedate tranquilo que mientras te mantengas en silencio, tus acciones seguirán en alza.
—Callate, gil.
—Si, mejor me callo, pero vos escuchá esto: [Con cara de pepito Marrone] ¡Cheeeeeeeee!

Fernando M. Sassone
www.finisafricae.com.ar
twitter: @f_sassone

Si querés apoyar alguno de mis emprendimientos, dale "Me gusta", o visitá mis páginas.
www.facebook.com/singularidad.fotografia
www.facebook.com/Mariana.Busch.dibujos
www.facebook.com/simplisimus.juguetes

Diseño Gráfico
www.elbosco.net

Fotografía
www.fs.singularidad.org - www.flickr.com/singularidad - www.flickr.com/pequod

Juguetes artesanales de madera
www.simplisimus.com

Blogs
www.finisafricae.com.ar
www.cineticon.com.ar
www.pinterest.com/fsassone