"Como no sabemos cuándo habremos de morir, pensamos que la vida es un pozo inagotable. Sin embargo, las cosas suceden solo un limitado número de veces, en realidad muy pocas. ¿Cuántas veces más recordarás aquella tarde de tu niñez, esa tarde que es tan parte de tu ser que no puedes imaginar tu vida sin ella? Tal vez cuatro o cinco veces más, tal vez ni siquiera eso. ¿Cuántas veces más verás la salida de la luna llena? ¿Veinte? Tal vez. Y sin embargo, todo nos parece ilimitado"

Paul Bowles puso estas palabras en boca de Port, uno de los protagonistas de su novela "El cielo protector" (Sheltering sky), que es en muchos sentidos un alter ego del autor, si consideramos el tipo de vida que llevó y con la cual hizo casi un panfleto, o manifiesto social o filosófico si se quiere. Y sin embargo, no fue en el libro donde descubrí la frase sino en la versión cinematográfica realizada por Bernardo Bertolucci (ese director italiano, que no hace cine italiano). Desde que la escuché quedé automática y absolutamente maravillado con su sentido, y hace años que la pienso y la medito, la hago carne en mi. Pienso que tenemos como un deseo de ser infinitos, o algo escencial que nos dice que los somos, y por eso, cotidianamente vivimos como si nuestra vida no fuera a tener fin.
En la novela la frase citada es parte de una conversación casual en un momento nada singular de la trama. La novela es está llena ]de este tipo de reflexiones profundas y existencialistas.
En la película, Paul Bowles aparece haciendo un cameo, interpretendo a un desconocido +hombre mayor sentado en el bar de la recepción de uno de los hoteles en donde se alojaban los protagonistas, creo que cruza unas palabras con Katty (Debra Winger), y aparece nuevamente en el final para cerrar la película recitando esta frase con su propia voz en off.

...
Selección y comentario por
Fernando Marco Sassone / Yörik
.........................................................................................................................................................
© 2007 Fernando Sassone. / www.finisafricae.com.ar