Este fin de semana ha sido bastante animado. Llevaba mucho tiempo esperando volver a la montaña y el hecho de que me haya cambiado de trabajo no facilita nada las cosas ya que con nuevo trabajo hay que ganarse las vacaciones.

Por fin el viernes pasado tras una breve planificación un amigo y yo nos lanzamos en una escapada improvisada a la Sierra Guadarrama. A eso de las 7 de la tarde nos encontrábamos en la A6 dirección norte, intentando llegar a Peñalara lo antes posible ya que nos esperaba un ascenso hasta el refugio Zabala, situado a 2075 m. de altitud.

Llegamos con luz, antes de atardecer y conseguimos llegar por la "autopista" desde Bar y Escuela de Montaña (Venta Marcelino-Puerto de Cotos) hasta el refugio. El refugio es ahora una casa de cemento y piedra dividida en 2 partes: 1 cerrada a cal y canto, es allí donde se realizan las mediciones meteorológicas, y la 2ª consistente de una habitación austera con una ventana. Esa habitación permite resguardarse de lluvia y viento, y evitar dormir al intemperie.

Nos llevamos entre los dos 2 cuerpos una Canon 40D con 24-70 f/2.8 y una Nikon D700 con 50 mm f/1.4, ninguno adecuado para buena fotografía de paisajes. La verdad es que el interior aunque muy limitado dio mucho juego para fotografía de retrato.

Al anochecer salimos a comer lo que habíamos llevado con nosotros. David, un experto escalador, llevaba de todo desde barritas energéticas hasta un bote de leche condensada. Al terminar la cena nos pusimos a hacer algo de fotografía nocturna. Algunas imagenes ya están en el stream, otras - ya las publicaré en breve.

Noche de perros, incluso con la estirilla no consigo hacer tetris con mis huesos para encajar con el desnivel de piedras en el refugio, aunque confieso que no pasé frío. Por la mañana tempranito algo de fotografía, alguna vaca "montesa", paisajitos y muchas pruebas del nuevo equipo.

Eché en falta un 17-35 f/2.8 ese sí que es un objetivo para paisajes. Desayuno abundante y vuelta a casa. Mientras que nosotros, cargados de sacos y bártulos, bajábamos, los domingueros subían. La próxima vez - a Huelva.