Este sábado estaba, igual que los días siguientes, pasado por agua. A las 11 de la mañana D. Canal, mi compañero de agencia Alto Volta, y yo estábamos citados en la Casa Encendida para hacer un proyecto de colaboración con Medicus Mundi, es decir realizar un reportaje fotográfico del Undécimo Maratón de Cuentos de Medicus Mundi en Madrid.

Llegué con retraso y tras un pequeño malentendido con el de la seguridad me dejaron pasar al patio, el sitio donde se desarrollaría el maratón. Gratamente quedé sorprendido por las preparaciones de la asociación: iluminación, equipos de sonido, escenario, sillitas, alfombras y gente trabajando de forma coordinada. Confieso que esperaba algo más informal.

La iluminación, como siempre, no estaba pensada para fotógrafos. Focos incandescentes, tungsteno y luz amarilla y naranja por doquier, eso si la organización lo llamaba "luz blanca". Ajuste de balance de blancos con una hoja blanca de papel, enfoque manual desenfocado al completo, apertura a 11 y ya tenemos el balance de blancos custom.

Mucha gente, trabajamos entre los dos David y yo. Intentamos usar las capacidades inalámbricas de los 580 EX II que tenemos sin embargo éstas resultaron ser poco fiables y inefectivas. Donde estén los Pocket-Wizards que se quiten las fotocélulas, triggers de eBay, Elinchrom, y estos.

Apertura al máximo entre 2.8 y 4, ISO alto entre 400-800, con o sin flash.

La Casa Encendida es un edificio impresionante, cuenta con rincones que llaman a ser fotografiados. En uno de estos rincones montamos la foto del grupo para Médicos Mundi. Datos strobist: 1 flash dentro de la esquina derecha de la fotografía por infrarrojos y el segundo disparado directamente a través de un Stofen Omnibounce a 15 cm de la cámara (hacia arriba) a 1/125 f/4 ISO 200 (aquí).

El reportaje completo está disponible aquí http://www.ipernity.com/doc/spa/album/62227.