(Fotografía: CL/Fernando Rodriguez)

Jueves día 30, al terminar de trabajar, cogí el coche y la maleta y directamente de la oficina me fui a recoger a Aida y Jorge. A eso de las 5 de la tarde salíamos ya los tres desde Las Rozas en dirección Felguera (Asturias), donde el día siguiente empezaba el Primer Congreso de Cazadores de Luz en el Centro Integrado de Formación Profesional de Comunicación, Imagen y Sonido de Langreo.

Tras pegarse un viajecito de 4-5 horas aterrizamos por Asturies, donde teníamos reservado varios hoteles: San Pedro, Vaqueros, etc. No hubo problema ninguno en localizar nuestro hotel pero el de Jorge ya era otra cosa; finalmente, después de haber oído a varios paisanos referirse al hotel como la "bicha", lo encontramos. Al parecer allí había una fiesta de borrachos que, con copas en la mano, cantaban y balbuceaban alegremente algo que ninguno de nosotros pudo entender.

Check-in y nos encontramos con Jose Ledo y David Gámez que también, flipados no únicamente por el jolgorio improvisado sino por el abuelete recepcionista deciden cambiar de hotel para tener más tranquilidad. Entre pitus y flautus nos dieron la de dios y tuvimos que comprar la cena en una gasolinera y cenar en su habitación con Jacuzzi y tó.

El día siguiente, según marcaba el programa, a eso de las 11 ya estabamos en el centro. Presentaciones y más presentaciones, caras conocidas, abrazos y charlas amenas en el patio. Empezamos el congreso con Mercè dando una charla sobre procesado, luego Iñaki mostró el arte de convertir un inmueble improvisado en una fotografía de catálogo. Después de comer, como no, fabada, seguimos en el congreso donde Tenetal nos prestaba la nueva Hassel. Antonio Vásquez a.k.a. el abuelo con mucha paciencia se dejó fotografiar como si de un modelo profesional se trataba. Cenita en Roseber o Rosswell, gambas, arroz, pescado de tó un poco. A dormir.

El día siguiente, lluvia incesante, aunque no demasiado fuerte. Teníamos previsto fotografiar niños en el bosque (taller de Mercè) y hacer un taller de moda a impartir por Aida Servi. No se puede llevar niños al bosque con ese tiempo así pues se quedan en el centro. Algunos optamos por aprovechar el otoño Asturiano e irse al parque natural a unos 50 km para practicar fotografía de naturaleza... mucho otoño.

David Álvares, un cojonudo fotografo de fauna, con su mujer Mariluz se ofrecieron a llevarme en su coche. Así tres o cuatro coches con la dirección de Mere nos adentramos en el bosque con lluvia y encharcado de colores amarillos y rojos del recién llegado otoño. Preciosos paisajes, mucha fotografía que todavía no tuve tiempo para procesar y oportunidad de perderse.

A la vuelta amenas charlas sobre que nos perdimos. Concretamente, una sesión de moda con Aida y la modelo Sheila Peón, una pena. La próxima vez será. Había plotter también de Tenetal e intercambio de cromos. Me llevé uno de Paco Paredes, un tío cojonudo con un sentido de humor sin igual y un paisajito de Kiko Moncada, un fotógrafo de la hostia. Yo no lleve ninguna de las mias por falta de tiempo y fíjate que me volví loco buscando wifi para poder bajarlas del Flickr e imprimirlas en el plotter. Bueno la próxima vez será.

El domingo nos perdimos la charla de Jorge Fanjul sobre ajustes por zonas de los Raws. Mellado tuvo un accidente de coche y no pudo llegar, menos mal que no pasó nada, por lo que nos quedamos con ganas de oír su charla sobre CS4. Jorge creo que dio un mini cursillo sobre uso de objetos inteligentes y luego pasamos a temas serias - el nuevo libro de cazadores.

Comida y viajecito de vuelta a casa. Charlas temáticas en el coche, cabreo a la altura de Segovia por el atasco y llegada a Madrid.

En fin, buenas impresiones, mucha información útil y ganas de volver. A mi me faltaron algunos cazadores madrileños: Susana Vera y Juan Medina.