Te espero y te contemplo,

En una suerte de vaivén,

en una hamaca que nadie sujeta.

Te espero, no para ir contigo,

sólo para contarte que puedo

seguir en contemplación,

que retengo tu llegada.

Te espero de cualquier manera.

De cualquier manera

Tendrás que venir por mí.