La sombra de la gran ciudad te ocultó,

ya no sabés si es verdad cuando te digo amor,

ya no crees en la calma de tanta realidad.

 

Cada vez que estás corriendo te detengo,

pero no te puedo amar,

 

y el tiempo nos arroja

contra un paredón.