Hay momentos en que uno sólo es el intrumento guiado por algo que tenemos dentro. Ese instante es sublime.