Siempre supimos lo que vendrá

y la esperamos de brazos cruzados

era esa sombra que tarde o temprano

se nos pegaría.

 

Es la verdad que no conocemos,

ese temor de ser lo que somos