Cuántas razones hay para poder decir lo que uno siente y cómo se escapan las palabras cuando el interior exige salida, o tal vez en la ignorancia y el ataque constante de imágenes desde mi lactancia,me ha llevado a comunicarme de la misma forma.

De esta forma trato de no callar mis sentidos,de no resentir angustias y acompañar mi escaso vocabulario con metáforas visuales, conectándome y siendo parte de un todo.