Solarigrafía es una fotografía de larga exposición que registra la huella del Sol en su movimiento aparente sobre el cielo (Eclíptica). Para obtenerlas utilizamos cámaras estenopeicas cargadas con papel fotosensible en blanco y negro.

La imágen aparece por ennegrecimiento directo debido a la sensibilidad del papel. No se revela ni tampoco se fija, es escaneada y procesada con un programa de tratamiento de imágenes para obtener un archivo digital. Son necesarias exposiciones de tiempo que ocupan desde un día, hasta varias estaciones durante el año. Nos proporcionan información sobre la posición del Sol en el horizonte para cada Latitud, relacionando el clima, el paisaje y el movimiento de los astros.

Esta imagen, que se produce en negativo directamente sobre la superficie del papel, permanecerá sensible a la luz y solo puede ser visto en condiciones de luz controlada. La misma luz que las crea, las puede hacer desaparecer.

Podemos imaginar que son fotografías en las que la naturaleza se contempla a si misma fuera de los límites de la vista convencional, una suerte de visión que nos acercará, a lo que sería visto dentro del paisaje por las rocas o los árboles.

El Sol es un reloj que nos invita a reflexionar sobre nuestra relación con la luz, el espacio y el tiempo.

Diego López Calvín


“Sembradora en Ontalvilla del Tormo” Cámara colocada hacia el Sur. 6 meses de exposición entre el solsticio de invierno de 2002 y el solsticio de verano de 2003. Las líneas que vemos en la imagen corresponden a las trayectorias del Sol, dibujadas una por una cada día de exposición. La de la parte inferior transcurre el 21 de Diciembre de 2002 y la de la parte superior el 23 de Junio de 2003.


Fragmento de la instalación SolargrafiaIP en Carboneras, Almería. 26/12/2008