Se avecinan días grises. Cielos entoldados. Se aproxima el otoño, ¡que rima con... ... ... retoño!

Dicen que en otoño se encuentra la mejor luz para fotografiar. Bonitos amaneceres y atardeceres. Debería aprovecharlo, sobretodo los atardeceres, porque levantarme a las 5 me es más difícil que acostarme a las 5...

Hoy me he quedado en casa con cara de boba. Cuando me costipo se me pone cara de boba. Y no vale decir que es mi cara habitual, porque generalmente tengo cara de mal rollo, excepto cuando me río, que tengo cara de mala, cosa que tampoco es muy halagadora y no dice mucho de mí.

Resumiendo: la cara de boba es una calificación que sólo es posible cuando estoy costipada o muy costipada (que entonces tengo cara de bobalicona). Y es en esos momentos cuando no tengo fuerzas de levantarme de la cama para ir a trabajar, ni para nada de nada... si acaso para merodear por internet y escribir unas cuantas líneas en este improvisado blog.