Y cómo no, vuelvo a estar nerviosa. No puedo controlar ese nerviosismo innato en mí.

Me daré una buena ducha, me pondré guapa, y... a ver qué me encuentro.

Que la fuerza (positiva) me acompañe...

:)