Y un día imaginé este puente en aquel punto exacto donde nunca lo borré. Y no era lunes ni jueves...¿ por qué bautizar, enumerar los días ? Y sí, algún día...algún día, sí me enamoraré de un puente, lleno de horas...horas cómplices de aquella almohada con la que charlaba cuando las madrugadas eran de plata. charlas con mi almohada. llums de llops.