Sueño con una cena. Ni romántica ni sangrienta...ni sensual ni amarga...ni el sexo de un poseso y menos aún el exceso de un puerco sin seso. Solo la sueño...pues aún no se ha descubierto la palabra que defina el; el estado en el cual estoy, cuando no estas tú...y menos aún si estas toda en mi ser. UNA CENA POR TODA UNA ETERNIDAD.