Me siento cual Ave Fenix ardiendo en sus últimos momentos de vida, agonizando, esperando a que por fin el fuego acabe conmigo, pero con esperanza, con los ojos puestos en el horizonte esperando el dia de mañana cuando renaceré de mis cenizas y se abra un nuevo mundo de oportunidades ante mi.