no es sólo porque hablas bajito, ni porque mi hipoacusia se ha hecho grande y bilateral.
es sobre todo porque cuando conecto con el momento y siento tus caricias mientras me cuentas, la música celestial suena tan fuerte que casi no puedo escucharte.