Pero acaso no es más cierto que aquí y ahora todo lo que puedes tocar es sólo mercancia.
Y que la única manera de conseguir que no lo sea es creyendo firmenente en lo que no puedes tocar.