virginia y su recién estrenada beca, paula vámonos-nos vamos-vámonos, veachan recuperando el japonés

y...

un japonés sordo de un oido: "-Now I'm really drunk. Another biru please"
una italiana del lado feo del veneto
un esloveno que me explica como se pronuncia Zizek: "-It's easy man: Jhijhek. -¿Jhijhek? -Noooo! Jhijhec - I see..."
un cubano haciendo cubanadas
una libanesa de belleza bíblica que cuenta los yenes como una suiza mientras baila la danza del vientre y se deja hacer cubanadas
una pareja nepalí presidiendo la mesa como si fueran los príncipes herederos de su reino gobernado por maoistas
dos italianas que huyen despavoridas cuando aparece la cuenta
un israelí que habla y habla y habla sin parar y se confunde con la música de fondo
un libanés con cara de judio de película americana y su novio japonés estudiante de ciencias políticas
una japonesa que sin saber ni una palabra de inglés recorrió sola siria y jordania
un francés de parís con tanta pinta de francés-de-parís que parece que vaya disfrazado de francés-de-parís
una muchacha que aparece de la nada: "... -Are you from Tokio? -No, Im from Mongolia, from Ulan Bator -Would you marry me? -Maybe"
una muchacha mitad china mitad japonesa que nunca dice nada: sólo va, y viene, y se recuesta sobre la barra, y nos dedica una sonrisa a cada uno
además de una serbia y un tipo de perpignan y una Iris apátrida y deambulante y dónde-demonios-habías-estado-escondida-hasta-hoy y un búlgaro con bigote y yo que sé más

y esta babilonia celeste se desplaza ordenadamente en metro para no llamar la atención
desde shinjuku hasta shibuya
para retomar fuerzas en un bar colgado en una planta 17
y seguir guiados por gps hasta el último garito
dónde seremos disueltos a golpes de bajos.
de bajos calculados para este pueblo adicto a los terremotos.