Me miraba aquella extraña silueta con cara interrogativa hasta que después de habernos observado mutuamente unos minutos me dijo: -¿Y como se vive ahí, en el mundo de los reflejos?- Permanecí unos minutos en silencio, extrañado no tanto por la pregunta, cuanto por el estupor de oír hablar a un charco de agua. Abrí la boca como para contestar algo pero antes de que el sonido pudiese comenzar a salir fui interrumpido: -...claro, no hablas, como vas a hablar si sos un reflejo. Sabes, - siguió - hay veces que miro un espejo o, más bien, un reflejo, y pienso en si es verdad lo que dicen. ¿Habrá realmente otro mundo ahí detrás en donde pasan las cosas que no pasaron de este lado?... o en donde pasa exactamente lo opuesto que acá? Cuando veo mi reflejo éste pareciera hacer exactamente lo contrario que hago yo: al levantar mi brazo izquierdo él levanta su derecho y al moverme para mi derecha el se mueve a su izquierda. Y esto fundamentaría la teoría del mundo de los contrarios...- En ese momento se me ocurrió preguntarle “¿Y si pones cara de bue....” - ...sin embargo – prosiguió él sin dejarme el tiempo para empezar a hablar y casi haciendo coro con mis pensamientos – si frente a un espejo pongo cara de malo... mi reflejo no pone cara de bueno... Esto bastaría para desarmar una suposición tan absurda como la existencia, de tras de los reflejos, del mundo de los reveces. Pero no existiría contradicción alguna si ese mundo fuera tan diferente al mío que lo que yo veo como malo, para ellos es bueno; en este último caso, al poner yo cara de malo, mi yo de allá estaría poniendo cara de bueno y aun que ambos viéramos lo mismo, estaríamos haciendo uno lo contrario del otro.- Al detener su explicación quise agregar algo pero encontré que cerrar su discurso con un “es cierto” no iba a aportar nada a la conversación; definitivamente ésta había alcanzado un nivel que consideré lo suficientemente alto como para no merecer un comentario tan vacío. Así que permanecí en silencio mientras el reflejo seguía pensando; tampoco me animaba a interrumpirlo ya que parecía muy concentrado y al cabo de unos minutos (durante los cuales no logré formular alguna respuesta inteligente) éste siguió hablando: -No se por qué te hablo si no me vas a poder contestar pero necesitaba que desde allá supiesen que acá nos planteamos esta clase de problemas que, por ser ustedes opuestos a nosotros, seguramente considerarán de secundaria importancia. Este seguramente es otro tema que me llama mucho la atención: ¿Que es importante y que no lo es allá?¿Como razonarán? ¿Como será algo lógico según ustedes? ¿Como funcionará una lógica inversa como la que deben usar ustedes? ¿Como se vive en el mundo de los reveces? Es que no puedo imaginarme un mundo al revés y que funcione... aun que por razones de simetría debería poder mantenerse en equilibrio tal como mi mundo muchas veces me pregunto ¿Como será? ¿Que será de un mundo en donde los que para nosotros son personajes despreciables allá se consideran autoridades? ¿Como se manejan las personas en un mundo en donde la mentira puede más que la verdad en cuanto esta última se considera inconcebible? ¿Como puede existir una realidad en donde las verdades se consideran creencias y las creencias verdades?¿Como puede el tener y parecer traer más beneficios que el ser y conocer?¿Como funciona una sociedad en donde vale más la competitividad que la colaboración?¿Como hace para sobrevivir un mundo en donde se invierten más recursos en destruir que en construir? -Pero claro - agregó - siendo el mundo de los negativos, las mismas personas estarían convencidas de que así es la naturaleza del ser humano: egoísta y destructor. Y se adaptarían en cuanto es evidente que nadie lucha contra lo que no se puede cambiar...- Hubo una pausa durante la cual permanecí una vez más absolutamente y tontamente callado. En realidad estaba bastante turbado... -Pero, si fuese un mundo tan al revés como el que creo que sea - concluyó con ese tono característico de quien cree haber llegado a una solución genial - cabría pensar que en realidad (esa realidad) pueden existir personas dispuesta a dedicar su vida a querer cambiar lo incambiable... y sería lógico ya que es evidente, de hecho, que lo que acá pareciera ser inmutable, se vuelve altamente transformable allá, en el mundo de los reveces.- Casi al terminar de decir eso, volvió a llover y, tras la caída de una gran gota pesada justo en el medio del charco, su imagen se desvaneció entre esas liquidas arrugas. Y yo me quedé inmóvil: no pasa todos los días que uno se entere de que lo imaginario es uno mismo, y no lo que está de tras de los reflejos.

Leo