... / ...

 

         Unas luces suaves y cálidas iluminan tu rostro mientras caminas. A ambos lados de la vereda, la vegetación abundante, verde , viva y fresca deja paso a nuevos y hermosos frutos en flor, extraños, jamás vistos por tí y desconocidos para el resto del mundo, pero tan bellos que no puedes dejar de mirarlos. Una enorme sensación de bienestar llena todo tu ser, y sientes por primera vez la caricia de la felicidad completa y sin recortes. El aire es limpio, agradablemente oloroso y se cuela hasta tus pulmones dejando gratas sensaciones en su camino. No existe ni el más mínimo asomo de cansancio, de dolor, de conciencia de los movimientos de tu cuerpo, pero sí de tu ser, eres, estás , formas parte de todo lo que ves pero no has perdido tu identidad, eres uno y eres el todo.

        Cada uno de tus sentidos, los que conocías y aquellos de los que empiezas a tener conciencia, permanecen envueltos en sensaciones maravillosas que los estimulan hasta cotas jamás soñadas por tí. Una música que no es tal, sino el compendio de todos los hermosos sonidos que emanan del lugar por el que transitas, te envuelve y te emociona a tal punto que te gustaría abrazarla, besarla como si fuera un amante entregado. Miras hacia adelante sin dejar de percibir ni un solo instante toda la orquesta de sensaciones que componen tu camino, lejos de tí aún, crees percibir entre el millón de colores del horizonte, una figura , de un ser humano, perfectamente perfilado. No está quieto, se mueve, pero de una forma extraña, te parece que un poco grotesca tal vez.

        Poco a poco te vas acercando a ella, empiezas a sentir cierta familiaridad en ese ser, al tiempo que comienzas a notar levemente tus piernas, un ligero cansancio se cuela poco a poco en el paraíso de tu sentir y la música va perdiendo volúmen , mientras el aire se torna ligeramente viciado. Los aromas y fragancias antes maravillosos, se van convirtiendo en simples olores relativamente aceptables o soportables. La explosión de colores camina despacio hacia la escala de grises y los sonidos ensoñadores , van quedando en la vulgar y cotidiana ración de decibelios , de la que poco o nada se aprovecha.

            Sientes extrañeza , desconcierto y comienzas a reconocer viejas emociones , nada gratas, que vuelven de su temporal muerte para posarse de nuevo sobre tí, miedo, angustia , remordimientos , pesar ..... La figura está ya muy cerca, certificas que se mueve, sí , realmente se mueve, y viene hacia tí, mientras tu corazón continúa sintiendo el despertar de viejos amigos o enemigos ... odio , dolor , desprecio ....Está muy cerca y ya oyes tu respiración agitada, temblorosa, sabes quien es, sí , es inconfundible, sus rasgos, su pelo, su forma de andar, ya sabes quien es, pero no puedes creerlo , te frotas los ojos, ella ha llegado a tí, está delante de tí, el paraíso se esfumó, te mira fijamente a los ojos, los has visto un millón de veces pero nunca te miraron así, esos ojos clavan el miedo en tu alma como un puñal, frío y desgarrador, intentas articular alguna palabra pero no puedes , pronunciar su nombre carece de sentido , sería algo realmente grotesco, pero grotesco es todo lo que te está ocurriendo y quieres llorar, llorar , o mejor, despertar ...

 

.../...