Me llamo Joaquín y soy de Costa Rica en América Central, trabajo en una emisora de televisión de caracter cultural y educativo y soy amante de las imagenes fijas y en movimiento.

Creo que mi primera experiencia con las imagenes reflejadas sucedió en la casa de mi abuela en Atenas, una casa de madera la cual tenía rendijas pequeñas por las que se filtraba pequeños ases de luz. Un día, al despertar por la mañana, ví en una pared,una figura que se me antojó una imagen fantasmal en movimiento. Era el reflejo de la calle impregnado en la pared, yo descubrí que aquella imagen entraba por la rendija de la pared, pero fue varias decadas que transcurrieron para saber por qué se daba tal fenómeno.

Hoy en día no logro despegarme de mi cámara Nikon analógica, para la cual aún logro adquirir película para captar las imagenes que tanto aprecio. El gusto por la fotografía lo obtuve de mi padre quien a diario lo observaba captando fotos. Hoy no solo tomo fotografías sino que cotidianamente trabajo en la captura de imagenes para la televisión, y claro, trato que cada una de ellas sea tan brillante como la mejor. Soy amnate de la perfección pero esto  no me inhibe a saborear las imperfecciones de la vida que suceden a diario.

En mi pueden encontrar un ser de lo más común, observo la naturaleza  y los cambios que en ella suceden.Me gusta mirar las formaciones de nubes, me encantan las toementas que lejanas, atacan a una montaña. Los atardeceres son emocionantes y la lluvia me atrae. creo que en una anterior experiencia de vida durante la estancia en el útero materno, fue una vivencia tal que el sumergir mis manos en el agua es suficiente placer para pasar buenos momentos.