Buenos dias. Tengo que hacer hoy…
Todos los dias, todos, lo primero que me oigo y lo segundo que me dices es : hoy tengo, tienes , que hacer…
¿Y si un dia?...
No deja de ser un sueño. Hoy he bajado , como siempre, a comer el bocadillo de mediodia , en esos veinte minutos para almorzar a un banco del parque. Como siempre, sin casi masticar, lo he deglutido en cinco minutos. Hoy no he subido a la oficina y me he quedado en el parque mirando la fuente , las flores y los árboles ..¡Ay tu, rebelde!, me he dicho. Para continuar ¿Y si pensases en lo que querrías hacer?
- NO,no puedo. ¿Quién se subiría al trabajo luego? ¡Con todo lo que tengo por hacer!
- Y¿ Por soñar?. Tienes casi quince minutos de tiempo que, por convenio laboral son tuyos ¿Quién te podría echar en cara que pienses, además de tu jefe, tus compañeros , tu mujer, tus hijos, el vecino, el gobierno, el senador y el diputado, Di ¿Quién más?
- Se me ocurre que has dejado a mis hermanos, mis sobrinos, mis cuñados y cuñadas, mis conocidos, personas , amigos, con los que chateo y cambio impresiones, los de mercado y supermercado, el de la oficina de farmacia, el médico de familia, el alcalde y los concejales, los inspectores de hacienda,los gremios que de vez en cuando vienan a casa cuando algo se rompe...¡Todos!
- Un poco paranoico-conspirativo ya eres ¿NO? Me ha dicho no se si mi conciencia o alguna voz surgida de no se de donde que pretende, al parecer, joderme la vida.
- -Prueba, insiste.
Nunca he sido lo que se dice una persona capaz de decir no a nadie y menos a una voz de alguien que no veo. Asi . entre nosotros me da como miedo hacerlo. ¿Y si fuera …?
Respiro hondo, echo la cabeza para atrás hasta reclinar la nuca en el respaldo del banco de madera, cierro los ojos y me digo . Me gustaría…
¡Nada. En blanco: no sé que me gustaría o , no me atrevo a decirmelo, ya no sé pensar en nada que no sea “ tengo que..” Vuelvo a cerrarlos y me doy…
Dos minutos; una niebla espantosa, miedo. Cierro más fuerte los ojos por aquello que recuerdo de niño que si lo hacías muy fuerte veías puntos de colores.Los hago y veo puntos brillantes; Luego solo negro que ocupa todo a partir de un pequeño cuadrado. Insisto.
Dos minutos más; en cuando veo los colores abro los ojos y miro al sol.¡Coño: el arco iris!
Trepo entre las bandas que ceden , se ajustan a mi cuerpo, y me parece ser un niño saltando en un tobogan de aire.Subo hasta arriba del todo y me tiro para un lado ¡ No me hago daño, floto!
Oigo un ruido mientras sigo botando entre redes . Presto atención y el ruido es la voz de mi jefe
- Hay pasado vieintiun minutos . Se ha tomado un minuto más de lo que marca el convenio. Se lo descontaré.

Sin saber de donde sale oyes la misma voz, que te pregunta -afirmando -que eres un poco paranoico-conspirativo que le costesta a tu jefe con el mismo “ identico” tono de tu voz.
- Métase el minuto y lo que yo le diga, donde le quepa , o mejor no; metaselo donde No le quepa.
Luego la misma voz, mientras sigo botando entre las redes y cogiendo el tobogán del arco iris me dice en un alegre tono paranoico-conspirativo:
- Eso: tienes que hacer hoy ¡Lo que quieras tu hacer!