Y me quede quieto
y ella se movió apenas,

Silencio en el varadero
sombra de tarde y arena.

Encuentro de quilla y proa,
amor en la volcada barca,
mi deseo lleno de espera

Si yo fuese marinero
y tu mi ceñida vela,
tendría los siete mares
en tu regazo de seda.