Se rompe el mar y la espuma de agua levantada
pierde su azul,y se hace carcasa de madera blanca,

El cielo, niño que juega con aros de plata,
hincha sus carrillos y suelta el aire entre risas y veras
y hace de las velas vientre de mujer que vida espera

Las lizas de cuerda, bulerias y compas de cantos
son sonidos de metal marcando las horas al sereno.
Sextante y compas,rumbo al abrigo de ron y coco
de las cañadas aguas de Ponte, magia de tantos
de la que todos callan mucho y hablan poco.

El grumete canta y tras la popa se inflama el cielo.
el agua, ola que hierve ante tanto rojo incandescente,
deja que se oigan sones y el rebujo de las corrientes

El viento huele a Cadiz, a la Caleta, a colores y calles
piedra de puerto y malecones, al Morro y sus cañones,
puertadentro, palmeras,faldas , enaguas de algodones,
pañuelos y mantones.Miro al sol y elevo una oración
a San Juan, del Puerto Rico,por su luz y sus mujeres.
Me pregunto. ¿como puedo haber dejado el sol detras
y encontrarmelo,alumbrandote en tu cueva delante?

No es justo, lo reconozco que asi mi mar conozca tu calle
ni es justo el azar, ni las palabras , ni son justos los dioses
Solo se que es justo el sol de la sonrisa,que en tu cara luces