Ojos blancos,
en mi pensamiento,
yunques de platero.
Preguntaste,
con tus ojos de nacar,
sin verme, solo
al calor de mi aliento
¿Donde estás?
Besé tu plata, mi tas
y ese tas me hizo daño.