Todas las mañanas una mujer paseaba por la orillas de la playa con un teléfono móvil. Tomaba notas, escribía mensajes y hacia fotografías de la variable linde entre el mar y la tierra

Todas las tardes la mujer paseaba por la orillas de la playa con un teléfono móvil. Tomaba notas, escribía mensajes y hacia fotografías de la variable linde entre las ondas y la arena.

Todas las noches la mujer paseaba por la playa con un teléfono móvil y una linterna Tomaba notas, escribía mensajes y hacia fotografías de la arena mojada y seguía al mar en su cercanía o retirada del varadero de barcas en la arena.

Todas las mañanas y las tardes la veía.. Por la noche, sabía que estaba por su linterna y el destello de la luz al sacar imágenes de las huellas en la arena
Una mañana, al pasear por la playa, pude hablar con ella.
- ¿Qué haces? Le pregunté.
- Saco notas y mensajes y tomo imágenes parra trasmitir desde aquí SMS de amores.
- ¿Y como lo haces si la mar cambia cada día? .Hoy hay ondas, mañana oleaje, pasado tormenta. Sube y baja la marea.Cada día la playa es diferente.
- .Saco huellas antes que las ondas y las olas las borren. Saco imágenes cuando queda la arena mojada al bajar la marea y tomo notas de las marcas que dejan los cuerpos en la arena donde el mar no llega.
- ¿Entonces sacas recuerdos de amores que duran lo que duran las ondas, la marea o las olas? ¿Sacas huellas de amores de una noche o de un instante?
- Si, claro, me contestó la mujer. Todos quieren acordarse.
- En mi tierra no hay mar, ni ondas, ni olas, ni corrientes. Los amores dejan huella y no duran el tiempo entre mareas .No hay mar que los borre.
- Amigo. Cambia tu tierra por mi arena y que sea mi mar tu viento .Verás como las huellas de tus amores duran lo mismo que los míos y a ti, como a mí, solo llegan los mensajes y el recuerdo.