¿Es más importante lo que hacemos o lo que miramos?