El chico del poste se acerca a las personas. No devuelve la mirada pero en cualquier momento va a decirles algo. A su alrededor se ha dibujado una zona de experiencia. Reconoce a quien lo mira.