Esta vez vamos a probar suerte en la zona de Sopuerta, hemos tenido suerte puesto que al inicio de la noche a eso de las 22:00h empezó a llover y estando un poco con la mosca en la oreja, de si nos permitiría afotar el tiempo.
Tras convertirme en meteorólogo prematuro mirando radares de lluvia veo que la probabilidad es de un 10% así sé lo comento a mi amigo Javi y decidimos que lo vamos a intentar.
Nos dirigimos hacia la zona de Sopuerta y tras ver varios controles de policía salimos en Muskiz y de repente wwuuaaaaaaa, empezamos a ver las primeras gotas de agua en el cristal, madre mía nos miramos y decimos en voz alta vaya dos gafes , a mediada vamos avanzando vemos que deja de llover y el radar de lluvia nos dice lo mismo, una sonrisa nos sale vamos a poder AFOTAAARRR.
Llegamos a la zona del barrio Los Castaños y buscamos plano en mano la antigua traza del ferrocarril Castro-Traslaviña al girar en la curva le digo al compi que pare el coche que voy a buscarlos con la linterna andando y tras girar y dar unos pasos asoma al fondo una chimenea, hay están son los restos de Mina Catalina y allí se conservan en bastante buen estado dos enormes hornos de calcinar mineral de hierro (carbonatos) construidos entre los años 1955 y 1960 y que dejaron de funcionar en los años 70 por falta de rentabilidad de la mina. Son dos hornos cónicos con chimeneas construidas en ladrillo refractario y con zunchos metálicos de refuerzo, la base es cilíndrica y construida en piedra, tienen unos 20 metros de altura.

Así que me monto de nuevo en el coche y para que vamos a perder el tiempo es la hora de llegar cuanto antes jeje.
Dejamos el coche fuera del alcance de los objetivos (aunque para alguno sea más difícil, con esa porquería con la que afota , madre mía lo que abarca el Samyang de 14mm de alguno).
Acto seguido empezamos a colocar las linternas de colores, en los sitios que nos parecían más apropiados y alguna de luz cálida, para que se vean las escaleras que acceden a la parte alta de los hornos. Es una pena que este tipo de cosas se dejen en el olvido por parte de instituciones y no se den cuenta del patrimonio que tiene abandonado hasta que algún vándalo haga de las suyas.
En fin nosotros a lo nuestro que es afotar dichos hornos, y dicho esto he de decir que veo un cambio, ahora perdemos más tiempo en colocar las cosas que en afotar, ya que creo hacemos incluso menos disparos y espero de mayor calidad.
Y como suelo acabar últimamente los comentarios de nuestras desdichas.

En fin otra noche de vigilia pero provechosa, donde apareceremos la próxima vez?