Verano fantástico

Me visto de flores, me visto de semilla madura,

me hundo en el ocaso de luces cobrizas,

me mezclo con las corolas de nardos, de jacintos,

me sueño, en mis sueños,

me sueño a mi misma.

Descuelgo el viento, las alondras, y todas la aves,

me encamino por el sendero de nubes y lloviznas.

Separo el día obscuro, de noches luminosas,

me declaro tronco y corteza,

me declaro tierra y fruto.

Te adorno con palabras, pensares, melodías,

verano de todos los veranos, pasados y futuros.

Tiendo mi alma al sol, al viento de mis recuerdos...

la torrente se las lleva,

esa torrente que siempre conduce.

Hildegard Rasch