El poeta precisa:



Para ser poeta

hay que ser un poquito loco,

esa divina locura

que lo distinge

de otros

menos locos que él

Un poeta precisa:

la musa, lo inalcanzable,

precisa alguna muerte

sentirla propio

en las fisuras

de sus gastados huesos.

Un poeta precisa

el cuerpo infinito,

el beso en el labio estelar

sentir esas entrañas dulces

de la palabra escogida

ese ritmo permanente.

Un poeta ha de ser

atravido, audaz,valiente

en esta batalla cruel

de sudor, de tanta sangre

si no vence, muere.



Hildegard Rasch