Closeup - Acercamiento

Quién soy

En este ámbito soy Ana Cristina García o Cristy como me llaman mis amigos. “Soy un cross-dresser heterosexual que está felizmente casado” Esta es la frase que aparece en todos mis perfiles en Internet. No puedo pensar en una frase que me describa mejor tanto como el hombre que normalmente soy, así como la identidad femenina que asumo cuando soy Cristy. Analicemos esta frase empezando de atrás para adelante para explicar lo que significa:

• Soy cross-dresser (CD) porque soy un hombre que disfruta al vestirse como mujer. Uso el término en inglés porque el término travestí, en castellano, se presta a malas interpretaciones por la acepción que se le ha dado asociándolo con homosexuales o transexuales que se travisten para ejercer la prostitución.
• Soy heterosexual porque siento atracción exclusivamente por mujeres independientemente de como esté vestido.
• Estoy felizmente casado porque llevo 23 años de matrimonio con la mujer más maravillosa

Ahora intentaré extenderme un poco en explicar esos tres calificativos que me describen tan bien desde la perspectiva del individuo y siendo lo más objetivo posible.

Un cross-dresser es una persona que viste ropa que está destinada para el género opuesto. Esta práctica es más evidente en hombres que usan ropa de mujer ya que no es mal visto que mujeres usen prendas de vestir de hombre. Por cierto, algunos expertos en el área de identidad de género afirman que no hay cross-dressing de mujer a hombre. En adelante, cuando utilice este término, me estaré refiriendo a hombres que visten de mujer.

Podría embarcarme en una larga discusión acerca de todos los tipos de hombres que se travisten, desde transexuales hasta los fetichistas pero me limitaré a los hombres heterosexuales. Esto nos lleva a la segunda palabra clave de mi descripción. Una persona es heterosexual si siente atracción únicamente por personas del sexo (género) opuesto. Yo soy un hombre que siente atracción exclusivamente por mujeres. Esta es la parte que es más difícil de comprender para las personas que no comparten esta condición tan singular. ¿Cómo es posible que un hombre “normal”, en todos los demás aspectos, pueda tener interés en asumir la apariencia y adoptar los manierismos de una mujer sin ser homosexual o transexual? No tengo la menor idea y hasta donde yo entiendo, nadie lo sabe. Se cree que, como en el caso de las transexuales, nacemos así y somos más de lo que cualquiera pudiera imaginar. Las estimaciones que he encontrado varían en cifras pero un promedio podría estar alrededor del 5% de la población masculina. Algunos son muy abiertos al expresar esta parte de ellos pero la mayoría lo mantienen en absoluto secreto y hasta intentan reprimirlo. Sin embargo, con la emergencia de la Internet y, más recientemente, las redes sociales, muchos hemos encontrado el medio idóneo para compartir esta parte tan importante pero tan privada, con otras personas como nosotros. En un inicio estábamos limitados a unos pocos sitios y redes destinadas exclusivamente para personas trans-género. De allí, hemos creado nuestros propios círculos y comunidades en casi todas las redes sociales y sitios para compartir fotografías y vídeo en formato digital. La fotografía digital nos ha permitido compartir nuestra imagen femenina con otras personas sin pasar por la pena de tener que llevar la película a revelar. Esto ha sido también fundamental para que nuestra comunidad virtual haya crecido tanto. Cada año la cantidad de personas TG en general y CD en particular que tienen presencia en Internet crece en forma exponencial.

Aceptando que hay diferentes grados de intensidad que van desde el CD ocasional hasta el que viste de mujer todo el tiempo, me atrevo a enumerar las siguientes como las características más relevantes que describen a un CD heterosexual:

• Siempre hemos tenido el deseo y necesidad, con diferentes niveles de intensidad y perfección, desde la niñez hasta la vejez.

• Cuando nos ponemos prendas femeninas y especialmente en la adolescencia y juventud, experimentamos excitación sexual. Para muchos de nosotros, nuestra primera excitación sexual se dio mientras nos poníamos alguna prenda femenina. Esto tiende a disminuir y hasta a desaparecer con la edad. Una sensación similar se produce cuando vemos una trasformación convincente de hombre a mujer realizada por otra persona sin que esto implique algún tipo de atracción hacia la persona que realiza la transformación.

• No nos conformamos con ponernos algunas cosas nada más y necesitamos transformarnos lo más completo posible. En las etapas tempranas nos las arreglamos con lo que podemos conseguir pero el fin último es vernos lo mejor que podamos como mujeres e incluso salir a la calle así. En mi caso o me transformo completa o mejor no me molesto en invertir el tiempo.

• No sentimos atracción por otros hombres. Algunos se confunden por la excitación que sienten al ver a otro hombre que es muy convincente como mujer pero en mi opinión es la transformación y no la persona, la que produce esta reacción. Hace varios años escribí algo acerca de esta teoría en el blog que llevaba en el extinto Yahoo 360. Este podría ser un tema que valga la pena tocar en artículos futuros. El caso es que el CD heterosexual típico se siente atraído hacia mujeres y no hombres. En nuestro rol masculino somos hombres normales que generalmente no presentan ningún tipo de rasgos o manierismos afeminados.

• Cuando reprimimos la necesidad de vestirnos de mujer, nos incomodamos y podemos caer en depresión.

Por ahora lo dejo allí con la esperanza de que en un futuro podamos discutir las diferencias y similitudes con las otras variantes dentro del espectro trans-género, como parte de artículos futuros.

Aún cuando estoy en mi mejor momento como Cristy, siempre estoy consciente de que soy un hombre que pretende pasar por mujer. El pasar por mujer en público es la mayor recompensa que puedo tener y es mi meta final. Esto lo logro no solo con la apariencia sino con los manierismos y la voz. A través de muchos años de práctica y cuidadosa atención a cómo la mujeres se visten, actúan y hablan, he logrado perfeccionar este personaje que me encanta interpretar y poner a prueba en el mundo exterior cuando me es posible. Esto no significa que quiera ser mujer o que me “sienta” como una mujer cuando soy Cristy. Creo que la descripción más acertada es que yo, un hombre, asumo el rol de una mujer cuando tomo la apariencia de una de ellas. El cerebro del hombre siempre está pendiente de que “la mujer” actúe de acuerdo con lo que se espera de ella. Esto requiere mucha concentración y me he percatado que tiendo a ser menos enfocado como Cristy ya que el cerebro esta ocupado principalmente con jugar el rol que corresponde a la apariencia que tengo en ese momento. Este puede ser otro tema interesante a tocar en el futuro pero digamos que, en conclusión, soy un hombre heterosexual.

He estado felizmente casado por 23 años con una mujer extraordinaria. Ella es mi alma gemela y yo le soy leal y fiel. Ella supo que yo era CD heterosexual desde que éramos solo amigos y ha sido comprensiva y tolerante durante todo nuestro matrimonio. Tenemos una hija de 21 años y un hijo de 16 años. Nuestra hija sabe que su soy CD. Yo le expliqué todo lo que necesitaba saber lo comprendió y me apoyó pero pidió no verme así y yo respeto su deseo. La mayor parte de la familia cercana de mi esposa y mía saben pero mantenemos esta parte de mí muy privada con mi esposa. A pesar de toda la exposición que tengo en diferentes lugares en Internet, todas las personas que me rodean ni siquiera sospechan ya que mi personalidad masculina es bastante viril sin llegar a ser el estereotipo del macho. El tener el apoyo de mi esposa ha sido fundamental para mi bienestar y para aceptarme como soy. No me visto con frecuencia y el arreglo original era poder hacerlo una vez al mes. Sin embargo, cada vez es más complicado propiciar oportunidades para vestirme con los hijos ya mayores y más consientes. Puede darse que me vista un par de veces en un mes y luego pase siete meses sin vestirme y no tengo problema con eso. Desde mi punto de vista, prefiero esperar a que se presente una buena oportunidad a forzar una sesión corta. Mi actividad en Internet me ayuda a soportar los períodos largos sin vestirme, gracias a la interacción con mis amistades trans-género. Soy una persona feliz que se acepta como es.

Creo que esto es cuanto tengo que decir acerca de “Quién soy” como un CD heterosexual. Creí necesario iniciar con una explicación general para aquellos que no tienen claro lo que significa ser como yo. Mi intención al compartir esta información es ayudar a aquellos que se sienten confundidos a aceptarse como son, incorporar su cross-dressing en su vida y llevar una vida feliz y gratificante. Si una sola persona encuentra esto útil o como una fuente de isnpiración, entonces habrá valido la pena el esfuerzo. Por favor sientan la confianza de comentar o preguntar lo que necesiten e intentaré responder con otro comentario. Si prefieren pueden escribirme a anacristy98girl@yahoo.com

El siguiente artículo será una biografía corta que les ayudará a comprender de dónde vengo y cómo he lidiado con el cross-dressing a lo largo de mi vida.