de blanco y negro, de negro y blanco
de esta·días inexactos, de frío limeño
de espasmos entre tú y yo ...

despues de los besos nada ha cambiado
¿Quién eres? no lo sé, no prentendo averiguarlo
pero muero en la curiosidad de acercarme
y luego doy un brinco alto fuera de ti
no soy de nadie... ni eres tú mío ni nada parecido

vida vida vida consentida dormida en un do·re·mi
corriendo por un sol·la·si n ´ti
meciendo notas negras y putas blancas
entre tanto me entretengo viendo
los arcoiris de tu cieloraso..
que domingo aquel de a dos...

ese día fuiste fuiste
un niño en mis brazos en mi pecho
en mi regazo de vientre
herbido de maleante
invadido por la ansiedad
de tu cáncer en la garganta
de tus labios rosados y perfilados
marcados por mi necesidad

vida vida vida vida que corre
tras mi ordenador y
sigo recordando tu sillon
el cieloraso, tu acuario
y esos dos gatos testigos
de nuestras sonrisas de cartón (...♣)