me ha olvidado ... (en este rincón), me ha condenado (a este cajón), ya no hay poemas breves para él, ya no hay nada que me hable tras el ordenador, sólo tengo guardado sus pasatiempos en este mismo cajón, sus rosas sin olor, sus "tequiero" sin sabor, ese beso distraído cuando sucedió el "adiós", y me tembleban las piernas ... ¿de miedo o de emoción? y esa sonrisa que es la que me destruye los sentidos por la noche cuando la luna plateada me la refleja en cada estrella [...♣]