[ Surreal:: luego de probar el dolor.. aprendimos que el corazón después de llegar a nuestra garganta, se tatuaba en las manos... porque él siempre quería tenerlo a disposición aunque ignoraba por completo nuesto "modo amor"; el corazón se acondicionaba a sus antojos... y si reclamábamos sólo probabámos un beso sucio mezclado con un licor barato y listo, anesteciadas en vida, en razón, en alma y en devocion a él, a su sonrisa, a sus movimientos, a sus desalientos]