El cielo quiere llorar nuevamente es el instante perfecto para robarle a alguien un beso, es el instante sensible del cielo en que una ternura inmensa puede caber en un solo momento, cuando se torna de un azul de ensueño divino cielo tienes planeado llorar de nuevo, viento fresco al frente de un sol hiriente y muriendo, surco las gamas y los vientos pero no puedo ir más allá de un alma soy solo un humano pequeño : siento mucho más de lo que pienso, hablo mucho menos de lo que callo y estallo mucho más de lo que recuerdo, el sol se volvió a encender, los pájaros cruzaron el cielo por ultima vez en el año en que decidí no volverte a ver… los jóvenes rojos vuelven cada año de la mano, atravesando los puentes que cuando niños derribaron, le lloran a los peces que alimentan de recuerdos… pero estos en cinco minutos se olvidaron de cualquier momento… y siguen caminando aprovechan mientras el rojo poco a poco se torna púrpura y luego negro… en la primera estrella piden un deseo en la última se despiden con un beso, odiando el amanecer, añorando el ayer…











Una se va con la luna verde manzana para locos el otro se quita con el licor áspero de dolor, porque solo pueden ser eso un instante eterno, unas horas en la tarde de cada seis meses solo eso pueden ofrecerse mutuamente… un mutuo deseo, un volverte a ver jamás hecho un te quiero pendiente y otro beso en la frente.