U N A  P A L A B R A  

Una palabra, un monte de instintos,

una sonrisa, una mano que abraza, un beso.

Se esparcían  por la discoteca, mintiendo.

Una sombra nos llama, no era buena la voz,

mentira, frío, desazón, deseo.

 

 

Y tú y yo los dos observando, en silencio.

 

Los labios pálidos del miedo,

los labios de la noche, de la madrugada;

urgencias mal disimuladas,

heridas  no cerradas, sufrimiento.

 

 

Aunque te oculten el pecho

 

puedes sentir el sol adentro, el sentimiento.

Salir de lo más profundo y buscar el río de la vida,

buscar la mar, los mares y crecer cada día.

 

 

Y tú y yo los dos observando, en silencio.

 

Los labios pálidos del miedo,

los labios de la noche, de la madrugada.

Soledad de los labios,

los labios de la noche, de la madrugada;

urgencias mal disimuladas,

heridas no cerradas, sufrimiento.


 E  R E S

Eres como el atardecer

cada día nuevo, cada día precioso,

eres como la lluvia

que atraviesa el rostro de la tierra.

Eres como la hierba tierna, plena de rocío,

henchida de lágrimas  de felicidad.

Eres como las nubes

y como cada nube esponjosa y tibia

dulce, nube dulce de las ferias.

 

 

Eres como el agua del mar,

 

que transporta alimento a tantos seres.

 

 

Eres amiga de la brisa y su perfume

 

de la espuma, de la orilla, de la ola

que se forma en cada instante.

Tú eres nutritiva, tímida, callada,

tú eres mi tesoro, miel en tu mirada,

música y pulso constante.

Hueles a distancia en la noche

hueles a musgo, hueles a tierra,

receptiva, húmeda, abierta y eterna.

 

 


ESTE VERANO

He sorprendido a mi mirada

observando donde termina tu espalda,

y he imaginado al ver tu gesto

que reflexionas sobre lo que pasa.

Recuerdo en este momento

como te gustaba olvidarte del mundo en la cama,

resucitar de golpe muerta de hambre

y correr desnuda por la casa.

 

 

Este verano nos fue muy bien

 

nos trajo el amor que necesitábamos,

este verano nos fue muy bien

pues acabamos enamorándonos.

Este verano nos fue muy bien

nos trajo el amor que necesitábamos,

este verano nos fue muy bien

envuelto en tu sonrisa me sentí salvado.

 

 

Realmente nunca hay un porqué

 

y todo es distinto en cada momento,

es difícil retener el aire

lo importante es el vivir, no lo pasado.

He sentido intensamente

este andar por la casa despendolado,

este absorber la nube

y besarte como nunca he besado.

Te he acariciado tanto

que he fundido tu piel con mis dedos,

he dormido tan envuelto en tu pelo

que no puedo librarme de la desnudez que siento.

 

 

Este verano nos fue muy bien

 

nos trajo el amor que necesitábamos,

este verano nos fue muy bien

pues acabamos enamorándonos.

Este verano nos fue muy bien

y ahora los primeros fríos,

este verano nos fue muy bien,

nos devuelven a la soledad que habíamos olvidado.


DIECISÉIS

Tenías dieciséis

cuando te conocí,

eras una tea

señalando el camino.

Con la cara iluminada

por el reflejo de las llamas

y todo lo demás

en la oscuridad.

 

 

Tenías dieciséis

 

y parecías no tener edad,

tenías dieciséis

y quería aprender a tu lado.

Me impresionó como cantabas,

en cada nota iba tu alma

lo sabías todo, lo buscabas

y comenzamos a volar.

 

 

Tenías dieciséis

 

cuando te conocí,

tenías dieciséis

señalando el camino.

Con la cara iluminada

por el reflejo de las llamas

y todo lo demás

en la oscuridad.

 

 

Eres, eres, eres para mí.

 

Recipiente, tierra, madre

abandono, jugo, camino,

cueva, acuosa, fuerte, eres para mí.

(bis)

 

 

Dulce, radical, sensible,

 

abandono, jugo, camino,

recipiente, tierra, madre, eres para mí.


 

 

LAS OLAS DEL MAR

 

 

 

Tan sólo quiero

 

tener cerca tu boca,

oír el río que me

recorre si te miro.

No oler el miedo

que me desgarra internamente,

cada vez que pierdo

el contacto contigo.

Siempre he dicho que no

a las dependencias,

siempre me he alejado

por caminos pedregosos.

Y ahora y sin aviso

vuela la teoría

y la experiencia

aparece de improviso.

Las olas del mar me abren su capa,

estoy mirándolas y me enseñan lo que vivo.

No sé dónde voy, me diluyo en tus pestañas

cada vez que tus ojos me derriten con su hechizo.

Estoy perdido

irremisiblemente,

no sé quién soy,

no sé cual es mi sitio.

Estoy nadando

en esta sopa que es el vivir,

y lo único que veo

es que estoy contigo.


NÓMADA SIN EQUIPAJE

Quiero dejarte,

sentir que mi camino

tiene sentido,

que cada día

se sostiene por sí mismo.

Quiero medir mis fuerzas,

no estar sujeto a nada,

escribir todo el día,

viajar donde me plazca;

ser nómada sin equipaje.

No quiero nada

de comodidades,

quiero ver mares

campos y ciudades.

Quiero sentir,

en mi cuerpo y mi mente

la sensación de vivir

de forma diferente.

No entrar en la cocina,

tener quien haga la cama,

no cuidar a los niños,

amar  a quien esté conmigo;

charlar, pintar, tocar la guitarra.

Volveré a verte,

te querré más que antes,

traeré canciones,

vivencias en mi mente.

Sonidos, ritmo, pulsación nueva,

evolución, seguir el camino.

Seguir caminando juntos,

seguir caminando juntos.


NO SÉ POR DONDE ENTRA

Sumido en la penumbra que antecede al abismo

abierto, corroído, sangrando en suma.

Imagino telarañas al ver la luz del día

reflejada en el techo de la cripta que habito.

No sé por dónde entra, no sé por dónde entra.

Supongo que es de día, a lo mejor son faros

y la noche, la noche es eterna,

pero ver la luz significa el verde,

reflejos de esperanza en la orilla.

No sé si es día o noche,

he perdido la cuenta.

Oigo ruidos y voces

lejanos, mitigados.

La sangre de las olas, espumosa, benigna,

roja y alimenticia

salpica sobre mí dejando manchas negras,

secas, negras.

No sé por dónde entra, no sé por dónde entra.


DEJAR EL AMOR BRILLAR

Una vieja piel para gozar,

un nuevo Dios para un nuevo Cielo,

para apartar las rocas que cubren

la entrada de las grutas.

Dejar, dejar, dejar el amor brillar.

Con la esperanza y más atención

sobran tantas lágrimas y tanto temor.

Rompiendo para siempre

oxidadas cadenas,

rompiendo para siempre

el dolor de las dudas.

 

Una vieja piel,

una nueva ceremonia,

poniendo juntos

los buenos y los malos.

Una vieja piel,

una nueva ceremonia,

tomando tu mano

sobre mi mano.

Los cuchillos  no nos cortaran,

el agua no nos mojará,

la rueda de la fortuna

no nos sacudirá.

Dejar, dejar, dejar el amor brillar.


ESCUCHARÉ   TU   VOZ   DESDE   DENTRO

Dejaré pasar el tiempo,

escucharé tu voz desde dentro,

dejaré que la montaña

<span lang="ES-TRAD" style="mso-an