ERMITA DE SANTA EULALIA - Barrio de Santa María.


Barrio de Santa María es una pequeña población situada a pocos kilómetros al oeste de Aguilar de Campóo, en plena Montaña Palentina. Muy cerca se alza la ermita románica de Santa Eulalia, reducido templo de exquisita realización y cuidadas proporciones.

Ha sido declarada Monumento Histórico Artístico en enero de 1966, se trata de uno de los ejemplos mejor conservados de la provincia y modelo de aquellas iglesias populares palentinas de una sola nave. Fué construida durante los últimos años del siglo XII y principios del XIII. La espadaña ubicada sobre el hastial es de estilo barroco. La decoración escultórica más interesante se concentra en el exterior de las tres ventanas absidales. La del lado norte posee dos capiteles decorados más representativos, uno con la representación bíblica del Pecado Original, situadas las figuras de Adán y Eva una a cada lado del frondoso árbol del Bien y del Mal, en cuyo tronco se enrosca la serpiente.

Conserva en su interior un interesante conjunto pictórico decorando los muros del ábside y parte del paramento su de la nave, con motivos que hacen referecia la Juicio Final y a los castigos infernales.

-o-o-o-O-O-O-o-o-o-


EL SONIDO DE LA NATURALEZA (Carlos de Hita).

Enlace interesante: www.elmundo.es/especiales/2008/05/ciencia/sonido_naturaleza/sonidos_30_01_2009.html

-o-o-o-O-O-O-o-o-o-


"LA MOJONERA" Asociación de Amigos del Valle de los Redondos.

Los Concejos del Valle de Redondo y de Brañosera, en el año 1575 sometieron sus diferencias sobre la titularidad del glaciar del Sel de la Fuente a pleito de jueces árbritos arbitradores amigables componedores. Este pleito daría lugar a la mojonera por la que, cada nueve años comprueban los concejos citados que nadie ha movido los mojones que en un lejano 1576 fijaron ambos de común acuerdo. Los mojones son, en su mayoría, grandes piedras de cientos de toneladas de peso e inmensas montañas de roca. En ellos se trazó una marca con una cruz y cuatro incisiones. Cada nueve años, se vuelve a repicar y limpiar el musgo o líquenes que han crecido en las marcas. En estos mojones se ponían los vaqueros y patores para "echarles los perros" a los animales y que volvieran al término donde les correspondía.

El origen del pleito, se remonta al año 824, cuandos e otorga La Carat Puebla o Fuerod e Brañosera, y más frecientemente, en 1399, en el pleito que existió entre las mismas partes. En el Fuero de Brañosera, el Conde Munio otorga alos que iban a poblar Brañosera, terrenos hasta Covarres. Esta cueva es donde, según la tradición. se oculto el rey Alfonso II "El Casto". Ese lugar era un dato preciso y cierto. No discutible.

Los de Redondo no aceptaron, quininetos años después, de buen grado que los dominios de Brañosera llegaran a Covarres. El motivo de no aceptarlo era que el agua del antiguo glaciar del Sel de la Fuente, discurre hacia Redondo y no hacia Brañosera. La necesidad de pastos en aquel momento, debía ser imperiosa y por ello, ni Brañosera desistía de perder lo que le había otorgado el Conde, ni el Valle de Redondo, etsaba dispuesto a desistir de sus ansias expansionistas. Por ello en 1399, ya existe un primer pleito en el que se ratifican los lindes del Fuero de Brañosera y se otorga a Redondo que sus animales puedan pastar durante el día en el Sel de la Fuente.

Ello obliga a retirar los animales, una vez puesto el sol, hasta los alrededores de la Cueva del Cobre, donde nace el río Pisuerga. El precio que tenía que pagar Redondo po este derecho o usadía era de una cántara de vino de la bodega del Convento del Corpus Christi. Obligación que también se relajó en el tiempo y ya los de Redondo no entregaban la cántara de vino a los de Brañosera. En ello dicrepan los testigos, unos que pagaban y otros que no les llegaba. ¿Se quedaría en el camino?. En todo caso la sentencia renueva esta obligación. En 1575 los de Brañosera capturan, prenden se decía, las vacas de Redondo, se las llevan cautivas a Brañosera y se niegan a su devolución hasta tanto no acepten los de Redondo, que siga en vigor la sentencia dictada en 1399 por los árbritos Domingo Martínez y Juan de la Lastra. En el nuevo pleito, los de Redondo presentan como excusa que necesitan más tierra para alimentar a su ganado, pues ellos han aumentado la población, mientras los de Barañosera siguen siendo los mismos vecinos. Pero los de Brañosera se defendieron muy bien, argumentando que nos solo les correspondía por habérselo adjudicado el Conde Munio y su mujer Argilo, sino poruqe Redondo no lo necestaba, aunque tuviera "doscientas yeguas con sus crías y quinientas vacas de cabaña". Más aún, "les sobran paastos y términos para otras seis mil cabezas de ganado que meten arrendadas cada año". Estas eran las de la transhumancia impuestas por el Conde de Siruela.

No poniémdose de acuerdo los amigables componedores de Brañosera y Redondo, nombraron como tercero al Licenciado Juan Díaz de Potes y todos ellos fallan que Sel de la Fuente es propiedad de Brañosera y que los de Redondo podrán llevar allí sus vacas y yeguas durante el día, lo que se llama USADIA, y los de Brañosera podrán hacer lo mismo dentro de lo terrenos de Redondo, hasta la Cueva del Cobre y en Entrepeñas, con vacas propias y foráneas. Pero los de Redondo no tendrán derecho a que las vacas y yeguas arrendadas puedan pastar en tiempo alguno en Sel de la Fuente. Y termina la sentencia el 12 de octubre de 1575 habiendo durado el pleito tres meses "mandando que los dichos Concejos guarden los mojones y límites y así mandamos por estas rayas e mojones sean tenydos y guardados de aquí adelante para siempre jamás". Este es pues el origen de la mojonera que se celebra cada nueve años y que se celebrará este año de 2009, en los primeros días del mes de septiembre.