Deslumbro como hace mucho nadie a mi mirada

Y yo tan falto de costumbre de encontrar amores nuevos

Perplejo congele mi pisada

No observe ya otra figura, no aspiraba injuriar esa fachada nocturna

Ella no dejaba espacio alguno, me miro hasta lograrme moribundo

Luego el respiro mas profundo derritió mi fantasía y me trasladó a la realidad

Varios comunes rellenaban esa sala, solo dos teníamos alas para echarnos a volar

Explore varios minutos barajando las miradas

Presenté paciencia y continúe sin codiciar ya más

Mustio me desangraba, devastado en el diván

Surgió ansiosa dama por presentarme a alguien más

Acepte beodo y regrese al brote de la noche

Ella era alguien más...

Era quien innovaba la velada premeditada con ideas de ser inadvertido 

No revele debilidades al no invitarla a bailar

Pensé en  ponerle el broche aquella noche

Raudo, palabrero encendí dos tabacos y conversamos

Luego de minutos me acerco un beso

Me serví de ese trago sin excusas

Perfectos los momentos y efímeros sus movimientos

Transformaron mi todo en esta nada que compartí

En el inmenso anochecer un eclipsé revelo en mis venas un error

La dueña de estas caricias  reposaría instantes en mi vida

Note que la distancia surgiría entre las cenizas

Y aloje en mi billetera un adiós para entregarle

Pero el tiempo me anticipo la jugada    

Y hoy anhelándola espero su regreso...