Siempre supe que habia algo de ti que me atraía sin control, antes incluso de conocerte, estoy convencida de ello, estamos atados en los extremos opuestos de un hilo invisible , que a veces se acorta y otras veces se alarga , eso depende del día. Es tu olor, tu mirada perdida. Nunca nada tuvo sentido pero eso no importaba, ni importa ahora ya. Las decisiones tomadas son las elecciones de nuestras vidas, caminos que decidimos coger, da igual que sea izquierda ,derecha o centro, una vez elegidos no hay vuelta atrás, pues nada volverá a ser lo mismo, parecido puede pero nunca lo mismo. No seremos las mismas personas, ni la misma habitación, si que guardaremos los recuerdos en los que todo será tal cual soñamos, pero ahí se quedan , guardados, escondidos en un cajón de la memoria. La verdad es que estoy donde quiero estar , pero sin ti estoy perdida, aunque te veo y te recuerdo a cada segundo a cada minuto que marca el reloj que hay colgado en la pared agrietada. Tu vida, mi vida, fueron una en su día, pero decisiones tomadas nos separaron, quien sabe si volveremos a encontrarnos. Alguna vez he pensado que te conocía de vidas pasadas, que te recordaba de algún lugar, suena extraño , pero te recuerdo aunque no te haya visto, se como saben tus labios, se lo que piensas, como sonríes al mirar a través de la ventana cuando llueve, el recuerdo de tu piel, suave, bajo el tacto de mis manos. Solo que aún no nos hemos vuelto a encontrar, o tal vez si pero tu aún no lo sabes, por eso andas perdido, a tientas buscando el interruptor que encienda tus ideas que ilumine tus recuerdos en los que yo me encuentro. El día en que tus ojos se posaron en mi por primera vez, el dia que te vi , parpadeé. Noté tu presencia antes de que llegaras y al girar mi cabeza te vi, allí de pie, al lado de la puerta, hablabas con alguien ahora no recuerdo quien, solo recuerdo que te vi , tu me miraste y nuestra historia cobró sentido.