Todos los años, en el seís de octubre, nuestra casa de Lima se llenaba de gente: era el cumpleaños de Chela, nuestra madre.

Ella, sabedora de las visitas (nunca invitaba; los que llegaban sabian que la puerta siempre estaría abierta) muy temprano por la mañana debatía con mi padre lo que se metería al horno. Podía ser cuy, ternera, cerdo o un pollo bobalicón. Siempre todo con papas doradas y alguna exótica ensalada que inventaría sobre la marcha y que siempre le saldría deliciosa.

Papá por la tarde, en compañia de Percito y montados los dos en una camioneta impresentable, compraría 3 o 4 cajas de cerveza (cada caja de 12 botellas grandes de un litro) que sobre las dos de la madrugada, cansados de baile y comida, los festejantes evaporarían como si nada.

- Y trae también una botella de pisco con jarabe de goma. Voy a preparar pisco sour, no te olvides !!!!! - gritaría mi madre desde la cocina.

Y ya veriamos a nuestra madre cocinando feliz, a solas (no le gustaba entregar sus secretos de comida), sudando a mares y a puerta cerrada. Muchas horas después, los vecinos al pasar por la casa, sintiendo el aroma de la carne al horno, aspirarían tratando de descubrir que cosa tan rica se asaba.

De pronto, esas noche estarían todos en torno a Mami Chela: Derly, Betona, Percito, Zarina, Andrea, Zaida, Naida, Jorgito, todos los vecinos del frente, la parentela completa y algunos amigos que se aparecían con algún regalo entre manos. Cualquiera pensaría que era un mitin político. Pero no, era el cumpleaños de nuestra madre. Y claro, se festejaba hasta el día siguiente. Ella no bebía una sola copa, era abstemia total, pero celebraba que otros bebieran, bailaran, se alegrarán por la celebración.

Ella ya no está pero en nuestras vidas el 06 de octubre cada año tendrá una singularidad. Jorgito, el hijo parlanchín de Zarina nació hace 18 años y 18 años despues, Zaida con Carlos nos traerían a Samuelito, el niño que ahora es el más engreido de todos y que todos queremos en exceso.

Quien lo diría. Ahora ocurre que como la vida da vueltas, nos reuniremos en Zaragoza (España), Zarina, Zaida, Andreita, Jorgito, Percito y Samuelito, con el feliz papá llamado Carlos. Seguro estará Julio y las hermanas de Carlos. Prepararemos una tarta de niños, compraremos la carne y bueno, ahora no habrá cerveza sino un delicioso ron cubano o portoriqueño (ya que Percito perdió el gusto por la cerveza). Y claro, buenas y dignas botellas de vino español harán el maridaje con la carne de manera singular. Y si se puede, un pisco sour hara las delicias de todos al inicio de la reunión. Y tú, que lees, por cierto también estas invitada...

(y como también Los Pereira han entrado a la modernidad, trasmitiremos por yahoo, y en vivo y en directo, vía web cam las celebraciones en casa de Zaida, que caray !! )

Antes, todos iremos a misa, seriecitos y recordando a Mami Chela. Luego, como debe ser, vendrá la celebración.

Y es que para recordar a una persona no hay que hacerlo solo con lágrimas. La alegría es el mejor camino para tener a una persona en nuestros corazones.

(esas noches bailabamos esta música como locos... alegría pura y sincera!!

http://www.youtube.com/watch?v=Ksxd4WBTz-w

www.youtube.com/watch?v=hXAY7h-VwBQ&feature=related