HOMENAJE A TU CUERPO


No niego que en tus pechos,

hay un néctar destilando ausencias;

que mis manos, en tus muslos,

se sacuden el polvo de los años;

que tu cuerpo,

es brasa candente

explorando el código de mis deseos;

que mi verbo,

sabe a caminos desandados;

que mi canto,

ha llorado lágrimas de sangre,

al descubrir, en tu silueta peregrina,

la sandalia que aleja las espinas de mi boca,

sabedora que de mí

no tendrás más recompensa

que la partitura de un poema

huérfano en el tiempo…

Luis Antonio Chávez

Jueves 18 septiembre de 2008

8:50 a.m.