Que a mi me llamen loco
cuando el calor abrase,
cuando refresque en la noche 
o si me pongo a rezarte.
Que a  mi me llamen loco
cuando me abrace a un amigo, 
cuando duerma sin un techo
o cuando haga el camino.
Que a mi me llamen loco
cuando mirándote llore,
cuando me acerque a tu reja
o cuando perdón te implore.
Que a mi me llamen loco
cuando me ponga a cantarte, 
cuando vaya a verte el lunes
o cuando quiera llevarte.
Que me llamen lo que quieran
porque sin verte no vivo
mi vida es seguir andando
el camino hacia el Rocío.